MATERIAL NECESARIO

  • Cuentas de madera
  • Pintura acrílica en dos colores
  • Pincel pequeño
  • Palillos largos
  • Cordón de color
  • Bandeja (yo he utilizado la cesta de oficina My Style Curver)
  • Tijeras
  • Plantas pequeñas

Pinta las cuentas de madera con la pintura acrílica. Elige dos colores para obtener un resultado más bonito. Es importante dar una segunda capa de pintura para que se distribuya de forma homogénea por las cuentas.

Consejo: pon la cuenta en un palillo, será mucho más fácil pintarla sin ensuciarte demasiado las manos.

Corta un trozo de cordón de color de unos 120 cm de largo.


Ata el cordón dentro de la bandeja con un nudo, enhebra las cuentas y ata el cordón con otro nudo.

Un truco fácil para enhebrar las cuentas es envolver el cordón con un trozo de cinta adhesiva, ¡será mucho más rápido!

Corta tres trozos de cordón de color de unos 120 cm. Dóblalos por la mitad y átalos juntos en el mismo agujero en una de las esquinas de la cesta, creando un bucle con cada uno.

Haz una trenza con los cordones, trabajándolos de dos en dos en una trenza sencilla.

Continúa trenzando a lo largo de unos 30 cm y luego ata los cordones con un nudo sencillo.

Repite el proceso en las 4 esquinas de la cesta, luego junta los extremos de las 4 trenzas en el centro y haz un gran nudo sencillo.

Es el momento de colocar tus plantas dentro de la cesta. También puedes utilizarla como una pequeña estantería para tus colecciones decorando la pared.

¡Diviértete creando diferentes escenarios!